05 marzo, 2006

EL ESTUDIO DE LAS ORGANIZACIONES

Por Carolina Mota

El estudio de las organizaciones es relativamente reciente, sin embargo éstas, en sus formas más primitivas, han existido por miles de años. Con lo anterior no solamente se habla de corporaciones lucrativas sino cualquier grupo de más de dos personas que funcione como una unidad con personalidad y cultura propias, que persigan una meta determinada. Dicho estudio no podría definirse propiamente como una disciplina o como una ciencia, pero si se puede decir que el estudio de la CO es un estudio multidisciplinario que se nutre de algunas de estas como la psicología, antropología, etc., y también echa mano del método científico, sabiendo que lejos de arrojar resultados exactos le ayudará a observar y comprender el comportamiento de las organizaciones y así arrojar resultados que podrían serles útiles, tal es el caso del Método de contingencia el cual señala que algo que le funciona muy bien a una organización no garantiza que a otra también le resulte, esto depende de muchos otros factores particulares.

En la actualidad las organizaciones están adoptando una tendencia global debida entre otras razones a los incesantes avances tecnológicos. Si bien éstas siguen impregnadas del estilo norteamericano se nos presentan culturalmente más diversas y enriquecedoras. Por lo tanto también cambia la manera en la que se estructura y desenvuelve la organización.

Al estudiar el comportamiento de las organizaciones se debe abordar desde tres niveles que a pesar de ser distintos se encuentran estrechamente vinculados con el buen desarrollo de la organización: personal, grupal y de la organización.

El aspecto personal es de vital importancia pues “el funcionamiento de una organización depende en gran mediad del comportamiento humano”, y como no iba a ser así si son la verdadera materia prima de una organización, por lo tanto debe ser una prioridad procurar que los llamados “recursos humanos” (término que, a decir verdad, me molesta un poco) se mantengan funcionando óptimamente.

También es cierto que no basta con que los miembros de la organización destaquen individualmente, deben hacerlo formando parte de uno o varios grupos dentro de la misma institución, ya sean formales o bien informales. Ambos tipos de grupo son fundamentales, pues pueden propiciar un ambiente que optimice la producción y haga que la organización completa se acerque a sus metas o bien, pueden entorpecer este proceso. De ahí la importancia que tiene en un empleado la capacidad para socializar o ejercer algún tipo de liderazgo sobre sus compañeros.

Finalmente el estudio de la organización como un individuo es necesario, pues como se lee anteriormente, al igual que un ser humano la organización desarrolla una cultura propia y está determinada por factores externos e internos, lo que hace que no todas funcionen de igual modo. Se le llama cultura organizacional a “las premisas básicas de que se valen las personas y grupos en sus relaciones con la organización y su entorno”, ésta funciona como una especie de microcosmos de las sociedades, se comparte la forma de comunicarse, códigos de vestuario, cierta personalidad, etc.

De igual manera que en las sociedades las organizaciones obedecen a un organigrama que jerarquiza el poder que los miembros ejercen en la empresa. Este último término, poder, suele ser problemático para muchos pues implica que éste se ejerce sobre otros empleados, sin embargo, bajo la estructura que conocemos es necesario para el funcionamiento de cualquier organización. Por eso el liderazgo es un atributo tan alabado en el mundo de las organizaciones.

________________________________________
Reflexión en torno al texto de
Gibson, James. El estudio de las organizaciones en Las Organizaciones : comportamiento, estructura, procesos . Santa Fe de Bogotá: McGraw-Hill/Irwin, 1997. pp. 2-22

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home

Creative Commons License
Salvaguardado por una Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 2.5 License.